Dracula de Bram Stocker

Posiblemente una de las películas más polémicas de la década. La crítica se dividió de forma irreconciliable: hubo quienes la consideraron una obra maestra mientras que otros pensaron que era una memez envuelta en celofán servida por un director en horas bajas que vivía de las rentas artísticas que su nombre generaba gracias a las tres películas de EL PADRINO.

Sin duda, lo más discutible de esta producción es su título. A pesar de que el desarrollo argumental está próximo a la trama desarrollada por Stoker, el tratamiento romántico del personaje se aleja totalmente del protagonista de la obra literaria. El novelista irlandés perfiló la figura del vampìro como una encarnación en la Tierra del Mal absoluto. Su único interés es socavar los cimientos de la sociedad de su tiempo introduciendo en ella la semilla de la destrucción.

Sin embargo, el guión de Hart nos presenta a un amante atormentado con deseos de venganza dispuesto a “atravesar océanos de tiempo” (como he llegado a odiar estas palabras por culpa de los que han intentado convertirlas en cita ineludible en las Grandes-Frases-Del-Cine) para reencontrarse con la reencarnación de su amada.

La idea de ambientar la acción en la fecha en que se editó la novela permite algunas licencias interesantes como la asistencia a una primitiva proyección del cinematógrafo (olvidemos, por favor, las ridículas gafas azules que protegen los ojos del vampiro) o que los trucajes visuales del filme (en particular las -excesivas- sobreimpresiones) nos remitan a las imágenes de las añejas miniaturas de Méliès.

Pero, a pesar de todo ello, la película deja una sensación de obra bien hecha, de cine comercial -eso sí- pero inteligente, que hace que sea recomendable no sólo su visión, sino también su revisión. No es, quizás, una obra de arte indeleble en la memoria de los que la han visto, pero sí que es una realización superior a la media de los productos industriales que Hollywood nos ofrece. Puede encandilar, simplemente gustar o desagradar; pero es precisamente esta capacidad de generar polémica lo que la convierte en una película importante -y no sólo del cine fantástico.

Trailer

             

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s